A España le gusta el consumo colaborativo

Las formación, una de las cosas más demandadas.

Pues sí, os tenemos que contar que, definitivamente, el mundo está cambiando. Y es que ya hay un 53% de españoles que, según datos de Nielsen, está dispuesto a participar en iniciativas de consumo colaborativo

¿No te parece un porcentaje alucinante? Pues aún lo es más si lo comparas con la media de Europa, que se queda en un 44%.

Así, en España hemos conseguido ponernos en un más que interesante quinto puesto de los países de la Unión Europea que más atraídos se sienten por el consumo colaborativo. Nos quedamos solo por detrás de Eslovenia (71%), Grecia (61%), Portugal (60%) e Italia (55%).

Pero, espera, que lo mejor de todo son los motivos por los que nos gusta tanto. Y no se quedan en que ahorramos más, llegamos a fin de mes más tranquilos y podemos comprarnos cositas nuevas, no.

A España le gusta el consumo colaborativo porque fomenta la sostenibilidad de los nuevos modelos de negocio; porque promueve un muy necesario cambio de valores y de mentalidad que nos empuje a actuar en comunidad; porque nos ayuda a alejarnos del consumo excesivo y automático, anulando ese impulso insano de poseer las cosas y provocándonos ganas de ayudar a la gente que lo necesita.

Y no lo decimos nosotros, lo dijo Kiron Ravindran, investigador del Global Corporation Center y Decano Asociado de IE Business School, que participó en la jornada sobre Sharing Economy que el Global Corporation Center e IE Business School organizaron en Madrid.

Durante el encuentro también se comentó qué nos gusta más del consumo colaborativo o, mejor dicho, qué es lo que conseguimos con él que nos atrae tanto. Entre otras cosas destacan la formación, las herramientas, la electrónica y las bicicletas.

Y damos fe de ello. Muchísimos miembros de helpin’ ya están ofreciendo sus habilidades en forma de clases de idiomas, de fotografía ¡O incluso de caligrafía! Aunque tampoco faltan abrazos y para eso no se necesitan lecciones. ;)

Nosotros ya sabemos que compartir lo cambia todo ¿Y tú?